|    Articulo:   México: El 13 de buena suerte en exportación.   |

alt

04-07-2018

Las exportaciones son las ventas de bienes que un país realiza de manera legal al resto del mundo para su consumo. Estas son importantes porque constituyen una fuente de divisas para una nación: el hecho de que ésta produzca bienes para su exportación incrementa la producción y crea un efecto positivo. Un país exportador es un país vendedor.


México como exportador requiere de preparación, esfuerzo, dedicación, constancia, aprendizaje y sobretodo, un compromiso a largo plazo, porque el crecimiento siempre requiere de ello. Esto le ha valido a nuestro país ocupar el lugar 13 entre los mayores exportares del mundo. Esta clasificación es realizada por la Organización Mundial de Comercio (OMC), único organismo internacional que se ocupa de las normas comerciales entre los países.

Países como China, Estados Unidos y Alemania retuvieron los tres primeros lugares en la clasificación de los mayores exportadores del mundo. La OMC ubicó a México en el número 13, lugar que yo considero de ‘buena suerte’, ya que nuestro país es visto con una gran capacidad comercial internacional, gracias a la creación de programas nacionales que fomentan al desarrollo de las empresas, además de dar nuevas oportunidades a pequeñas y medianas compañías, de manera que puedan proyectarse a nivel internacional.

Los economistas de la OMC prevén tanto para nuestro país como para el resto del mundo, que el comercio de mercancías seguirá teniendo un alto incremento durante 2018 y 2019, ya que 2017 fue un año que denotó un gran crecimiento en comparación a los seis años anteriores. Como expertos en la materia, mencionan que esto es posible, sólo si existe un sólido crecimiento económico mundial, además de la implementación de políticas monetarias, fiscales y comerciales por parte de los respectivos gobiernos, que se adecúen a este crecimiento en el aspecto de intercambio comercial internacional.

Sin duda alguna las crecientes tensiones comerciales han afectado la confianza de las empresas y sobre todo las decisiones de inversión, situación que podría llegar a comprometer todas las expectativas de los economistas de la OMC. Irónicamente, lo que hace dos años benefició el crecimiento en el comercio de mercancías en 2017, a causa de la debilidad del mismo comercio, y a su vez permitió una base de referencia para la expansión actual.

Por esta razón, México debe enfocarse en desarrollar nuevas estrategias, para hacer frente a las nuevas tendencias económicas mundiales y a los nuevos retos que impone la modernidad comercial. Centrarse en los principios e intereses para la búsqueda de nuevos mercados de exportación en mercancías. México es una nación confiable, con prestigio, y reconocida a nivel mundial como productor y exportador de calidad, cualidades que lo han situado en años recientes en lo que yo consideraría como ‘el lugar de la buena suerte’ dentro de la clasificación de los mayores exportadores del mundo.

A pesar de la polémica actual en torno a la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en lo que va de 2018 las exportaciones mexicanas se encuentran con una cifra récord; si nos basamos en el mes de enero, considerado como uno de los meses más difíciles para el comercio, en el que las exportaciones reflejaron 30 mil 730 millones de dólares, una cifra históricamente alta para este período. Cabe mencionar que el destino principal de estos productos es Estados Unidos, con un 80 por ciento.

México y su comercio a través del TLCAN continúa en crecimiento a pesar de la incertidumbre que las noticias han generado alrededor del tema. Pareciera que esto ha atraído un favorecimiento a las exportaciones mexicanas con relación a nuestro vecino del Norte; aunque este buen desempeño desafortunadamente se debe también a la depreciación del peso en más de un 20 por ciento comparado con el dólar. Sin embargo, esto ha ayudado a México mejore en su competitividad, considerando la devaluación de nuestra moneda frente a todos los socios que mantienen relaciones comerciales con el país.

*Licenciada en Comercio Exterior y Aduanas

Por: Elvia Oliveros Absalón*