|    Articulo:   Ventajas y desventajas del uso de la tecnología en la infancia   |

alt

17-01-2018
En este artículo se busca explicar la influencia que tiene el uso no supervisado de la tecnología en las conductas de los niños en la actualidad.

Es común para algunos padres de familia creer que los dispositivos tecnológicos son un aliado para mantener entretenidos a nuestros hijos. Es cierto, sin embargo, también es cierto que la falta de movilidad física puede traer problemas de salud así como la inadecuada socialización puede traer problemas de conducta.

A continuación se explicarán cuáles son los riesgos del mal uso de la tecnología en la infancia.

Actualmente hay una extensa variedad en videojuegos, en consolas, en redes sociales, por mencionar algunos, que abren un mundo de maneras para moldear la conducta del infante.

Psicológicamente los niños están impedidos para tomar decisiones importantes por sí mismos, necesitan la guía del adulto, es por eso que es importante elegir videojuegos prosociales.

De acuerdo con numerosos estudios iniciados por Albert Bandura, se ha demostrado que el moldeamiento de la conducta infantil se da a través de los comportamientos observados.

Si el niño está expuesto a videojuegos con temática violenta por más de dos horas, los cambios conductuales que presentará son falta de empatía y conductas violentas como berrinches, frustración, poca tolerancia a la frustración, además de episodios de tristeza al verse rechazado por el grupo familiar y escolar.

El Dr Paul Howard-Jones, en su libro La tecnología digital y el cerebro, propone que si los videojuegos pueden enseñar a los jugadores a mostrar tendencias agresivas, podría ser posible ver el efecto inverso para juegos que fomentan la empatía y la sensibilidad, es decir, juegos prosociales.

Los investigadores han encontrado que después de jugar videojuegos prosociales por diez minutos, en comparación con neutrales, los jugadores incrementan su empatía por el sufrimiento ajeno y disminuye en ellos el placer por la desgracia ajena inmediatamente después del juego.

Los padres de familia actuales no deben estar ajenos al uso y manejo de la tecnología ya que en el ámbito educativo este se ha convertido en una herramienta pedagógica para que al alumno adquiera competencias. Más bien, la responsabilidad del padre de familia es conocer a su hijo para lograr supervisarlo.

Los sitios web y las aplicaciones móviles recopilan gran cantidad de información personal acerca de los niños. Cuando se les pide registrarse en un sitio para utilizar un juego, se les pide que tecleen su nombre, dirección, fecha de cumpleaños y actividades o productos comerciales favoritos. Esta información puede ser usada para crear listas de consumidores que se venden a negocios particulares o para cometer delitos sexuales cibernéticos (Chapman, 2015).

Cuando un menor de edad ha sido expuesto a este tipo de delitos, no presenta afectación psicológica ya que no se percibe expuesto. No tiene cara a cara al delincuente sexual, no experimenta sensación de dolor ni de vergüenza, por lo que ni el niño ni los padres de familia se enterarán del hecho delictivo.

La sugerencia es enseñar a los hijos mayores a leer las políticas de los sitios web y las aplicaciones móviles que visitan. Es importante recopilar información sobre el uso de esas aplicaciones. También se pueden buscar los sitios que cuentan con las aprobaciones legales. Al platicar con nuestros hijos, es importante hablarles sobre los peligros del Internet de acuerdo a su edad y supervisar constantemente el tiempo que el menor está navegando en la red.

Quien vea el lado negativo de la tecnología, de igual manera está promoviendo conductas inadaptadas en el niño. “Trabajar con el ordenador es bueno si permite estirar, en el sentido vygotskiano, los ‘músculos’ cognitivos; si no, los atrofia” (Beltrán, 1995).

Si el padre de familia conoce y desarrolla las habilidades tecnológicas de su hijo para bien, influirá de forma positiva para el desarrollo vocacional del niño.

Según las cifras, en 2015 las marcas de teléfonos inteligentes generaron millones de dólares en ingresos provenientes de las aplicaciones. Los delitos cibernéticos seguirán en aumento, tanto gobiernos como compañías privadas se verán en la necesidad de contratar especialistas en la materia. La robótica será parte fundamental de la medicina, la agricultura, la energía alternativa y la manufactura. En el ámbito educativo, se reclutarán a docentes capacitados en el uso de nuevas tecnologías. No hay forma de frenar la inercia del mundo virtual, así que más vale ser parte del cambio para no quedarse rezagado, (Begovich, 2016).

Por: Mtra. María Luisa Torres Salgado