|    Articulo:   El rol de los adolescentes y los jóvenes en Internet   |

alt

13-01-2018
Como docente a nivel bachillerato, el tiempo que tengo llevando una diaria interrelación con ellos, aunado con el tiempo que llevo frente a grupo, me he dado cuenta a través de 12 años que el Internet ha venido a ser desde una herramienta buena, de apoyo para tareas a los estudiantes, a una necesidad latente y permanente no solo en el ámbito académico sino en todos los aspectos de su vida (social, familiar, ocio, etc.).

Lejos de parecer extremista, me preocupa el hecho de que el joven no entienda que el Internet puede ser una gran ayuda en su acompañamiento escolar; existen muchas herramientas que están en Internet, ahí, listas para ser utilizadas por todos los jóvenes y adolescentes: libros digitales que en físico tienen precios muy elevados; video tutoriales, foros, simuladores de entrenamiento, ejercicios ya contestados y otros para practicar, y otras tantas que ni se imaginan… Desgraciadamente, dichas herramientas se ven desplazadas por otras exclusivas de ocio y entretenimiento.

La adolescencia hoy

Los adolescentes se definen como individuos entre las edades de 10 y 19 años, según la Organización Mundial de la Salud. Las Naciones Unidas define la juventud entre las edades de 15 a 24 años. Es importante recalcar que los adolescentes pueden ser el objeto de políticas nacionales de juventud mientras son el sujeto de los derechos de la niñez.

La adolescencia se manifiesta en cambios físicos, una repentina aceleración del crecimiento, seguido por el desarrollo de los órganos sexuales y las características sexuales secundarias. Estos cambios externos son muy obvios y pueden ser motivo de ansiedad así como de entusiasmo para los individuos cuyos cuerpos están sufriendo la transformación. Los cambios internos que tienen lugar en el individuo, aunque menos evidentes, son igualmente profundos.

Estudiar a los jóvenes hoy en día, resulta todo un reto. Jóvenes han existido siempre, pero parece que estamos en medio de cambios sociales profundos, difíciles de comprender y que toma cierto tiempo asimilar. Y curiosamente son los jóvenes protagonistas, los que presentan la mayor vulnerabilidad social, porque simbolizan en sí mismos el cambio que los adultos no comprenden. Uno de los problemas actuales más preocupantes en las conductas juveniles (aparte del uso de drogas) es la dependencia de las tecnologías de información y comunicación y el tiempo que pasan con ellas (y lo que pasan haciendo en ellas).

Las herramientas de Internet más utilizadas por los adolescentes y jóvenes

Los adolescentes de hoy en día utilizan Internet (según una encuesta de Pew Research) muy frecuentemente: un 92% lo hace a diario, y un 24% casi constantemente. La mitad de los adolescentes (un 56%) accede a la red varias veces al día. La red social Facebook sigue siendo el rey, pero parece perder presencia entre los más jóvenes. Mientras que un 80% de los jóvenes de entre 15 y 17 años lo usa, esta cifra cae al 57% entre los que tienen 13 y 14 años.

La siguiente red social más usada por los adolescentes americanos es Instagram, que usa un 52%. Entre estos datos destaca también otro curioso: exactamente el mismo porcentaje de adolescentes usa Twitter que los que usan Google +: un 33%.

De acuerdo con los datos recabados por IAB México y Milward Brown en el Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre internautas mexicanos realizado el año 2014, los jóvenes de entre 14 a 19 años se conectan alrededor de 5 horas diarias y tienen más relación con este medio que con otros (televisión, radio, periódico, revista).

También arrojaron datos estadísticos interesantes como que el 94% de las chicas usan las redes sociales y el 52% los sitios de películas; mientras que el 53% de los chicos descargan juegos, el 49% descargan música y el 45% tecnología. Otro dato que también es un poco increíble es que están dados de alta en promedio en 6 redes sociales (Facebook, YouTube, Google+, Twitter, Instagram, AskFm y Vine), las más comunes.

El papel del docente ante el uso del Internet de los jóvenes

En la actualidad muchas instituciones educativas tienen conexión a Internet o mínimo existen laboratorios de cómputo para que los alumnos puedan recibir clase o para hacer tareas o prácticas, el verdadero problema radica en que en la mayoría de ocasiones el estudiante no usa el Internet para fines académicos, sino, precisamente, para entrar a las redes sociales de su preferencia y prácticamente perder su tiempo.

Otra de las consecuencias negativas que resultan de tener Internet sin bloqueos en un centro escolar es que dejan sin oportunidad de utilizar un equipo a quien sí lo necesite para realizar actividades relacionadas con sus materias y la más importante creo yo, es permitir que en clase se entre a Internet sin supervisión alguna, ignorando totalmente el sentido y dinámica de la clase en curso.

Internet, amigo y aliado del docente

Un docente no puede ignorar el hecho del uso excesivo de Internet por parte de sus alumnos y tampoco debe de dejar libre el uso de éste en las aulas, más bien debe ser proactivo y debe tomar cursos de capacitación para el manejo de las últimas tecnologías y saber cómo utilizarlas para el aprovechamiento de su labor. Aliarse con la herramienta más utilizada por sus jóvenes en Internet, las redes sociales, sería una buena táctica para estar más comunicado y en contacto con su los alumnos.

Conclusiones

En la actualidad, los hábitos de los jóvenes y adolescentes han cambiado radicalmente. Tiempos atrás, no “salíamos de la calle” y ahora, no “salen de su cuarto” y no porque estén castigados, sino que permanecen “conectados” día y noche a Internet, y en particular con alguna red social de moda.

Es inevitable pensar en el adolescente y joven de hoy sin Internet; de hecho, nosotros mismos como adultos, somos conscientes de la enorme influencia que ejerce sobre nosotros esta red mundial. Es un hecho que se debe trabajar de manera inteligente para no ser rechazados por el alumnado de una escuela al restringir el uso de Internet; alegarán que es una gran herramienta para sus estudios y claro que lo es, lo que no es, es su falta de conciencia y disciplina al ingresar a la red de redes en todo momento dejando de lado la parte académica.

Para finalizar, quiero apuntar que el Internet o cualquier red social jamás sustituirán el contacto personal entre el docente y sus alumnos, pero hay que saber utilizarlos en beneficio de una buena educación. Me despido con esta cita célebre del sociólogo español Manuel Castells: ”Internet es mucho más que una tecnología. Es un medio de comunicación, de interacción y de organización social”.

Por: Lic. Ana Laura Tapia Corvera