|    Articulo:   La música y la tecnología   |

alt

13-01-2018
La tecnología día con día avanza afectando a su paso a diferentes ramas del conocimiento y el arte y la música no es la excepción. Y es que apenas hace 50 años hablábamos de la tecnología al servicio de la música con la radio, los discos de vinil y sus reproductores.

Hoy, está en constante evolución y casi no podríamos entender a la música sin el uso de la tecnología. ¿Qué escuchaste hoy a través de tu celular?, ¿lo hiciste a través de alguna aplicación como Spotify, Apple Music?, ¿la descargaste? Y eso para empezar.

Déjame ponértelo en perspectiva de una persona que como yo trabaja en la música y cómo a través de la tecnología nuestro trabajo es más fácil y tiene más posibilidades.

Estudio/enseñanza

Como maestro de música es muy importante tener a la mano las partituras de estudio que enseñaré a mis alumnos. Antes teníamos que ir a las librerías a comprarlas sobre pedido, si estaban en existencia, pero ahora están a un clic de distancia y no sólo las que busco sino infinidad de material que enriquece a mis alumnos y a mí mismo.

En el ámbito de la enseñanza, la tecnología me permite darles a mis alumnos la posibilidad de aprender de una manera muy distinta a la que yo tuve. Por ejemplo, puedo tener a la mano a través de mi iPad una aplicación para tener control del avance de mi grupo y de cada alumno, sus calificaciones, puedo enviarles videos, audios y material extra para que practiquen con su instrumento a través de un grupo virtual que les permite estar conectados conmigo y yo a ellos en todo momento.

Instrumentos

De 30 años a la fecha, los instrumentos han tenido una importante evolución y no sólo hablo de los teclados sintetizadores que pueden emular los sonidos reales de una infinidad de instrumentos, sino también guitarras que se afinan solas, baterías electrónicas, micrófonos inalámbricos, mezcladoras digitales y más.

Práctica instrumental

En el pasado la práctica instrumental la hacías como tarea en casa y pasabas horas y horas con tu instrumento y no sabías la forma y la calidad de tu avance. En la actualidad, gracias a los celulares o tabletas puedes grabar en audio o en video tu práctica para posteriormente escucharlo o verlo para poder perfeccionar la técnica que estés desarrollando, inclusive la puedes compartir con tus maestros y ellos pueden llevar una bitácora de tus mejoras y hacerte saber los puntos a mejorar. Incluso a través de videoconferencias puedes tener una clase con maestros de otro país, práctica que cada vez es más frecuente.

Composición

Una de las ramas de la música que más se ha visto beneficiada con la tecnología es la composición, esto debido a que ahora no es necesario un instrumento real para llevar a cabo las ideas que puedas tener. Por ejemplo, gracias a teclados conectados, a través de interfaces, a las computadoras, puedes escribir toda una sinfonía con instrumentos virtuales, y al finalizar imprimir las partes para dárselas a los músicos para que las estudien. O también, poniendo otro ejemplo, puedes tener una idea y grabarla en multipistas a través de un iPad como maqueta y te pueda servir como base para una grabación posterior.

Grabación

Gracias a la tecnología, los equipos de grabación se han vuelto más accesibles, y con un pequeño presupuesto para una computadora, una interfaz y un controlador podrías grabar en la actualidad desde la comodidad de tu recámara una excelente maqueta o tu próximo single para compartirlo al mundo.

Producción y distribución musical

Una vez que has grabado tu disco, el siguiente paso es venderlo. En el pasado vender tu disco estaba reservado a ser descubierto por una disquera que apostara por tu talento, y claro, dejando muy poco margen de ganancia al artista. En la actualidad la industria de las compañías disqueras ha ido en declive, ya que las ventas de los discos compactos se vieron afectadas por la venta o las descargas ilegales y es por eso que ha dejado de ser negocio. Por otro lado, ahora cualquier persona puede distribuir su música sin necesidad de una gran compañía de por medio, ya que puede subir su álbum a plataformas de "streaming" como Spotify o iTunes pagando una módica cantidad que le permite recibir directamente las regalías por la venta o distribución digital de su material. Además con el uso de estas plataformas se ahorran gastos de producción y la publicidad se realiza a través de otro amigo de la tecnología: las redes sociales.

Redes sociales

En el pasado era necesario tocar puertas, una agencia de representación, una agencia de relaciones públicas, otra agencia de marketing e imagen. En la actualidad todo eso está al alcance de tu mano a través de tu celular, ya que puedes manejar toda tu carrera musical, conocer a productores, artistas y ser el manejador de tu imagen y darla a conocer a través de Facebook, Twitter, Instagram y otras redes sociales desde la comodidad de tu casa, un café o un parque llegando como magia a todo el mundo con tan solo un clic.

Por: José de Jesús Villanueva Perezhuerta