|    Articulo:   Medidas de higiene para preparar alimentos   |

alt

01-09-2017
Cocinar mediante prácticas higiénicas y tener un estilo de vida saludable ayudan a reducir el riesgo de enfermarnos, por ello hacemos algunas recomendaciones.
Se debe procurar preparar los alimentos en el momento de su consumo. Si no es así, lo ideal es conservarlos en el refrigerador. No olviden tener especial cuidado con las salsas.

Se debe limpiar bien los utensilios que se han utilizado al preparar alimentos crudos antes de usarlos con los alimentos cocinados.

Se deben adoptar las medidas higiénicas adecuadas para evitar que se deterioren las propiedades de los alimentos, además de evitar posibles intoxicaciones alimentarias. Así se aprovecha al máximo su valor nutritivo.

Los utensilios

Los utensilios deben ser preferiblemente de acero inoxidable o de otros materiales lisos e impermeables. Se debe limpiar bien los utensilios que se han utilizado al preparar alimentos crudos antes de usarlos con los alimentos cocinados.

Las tablas empleadas para cortar los alimentos crudos, preferiblemente que sean de poliuretano (plástico), ya que las de madera al ser porosas son más difíciles de limpiar y favorecen la acumulación de gérmenes.

Persona que prepara los alimentos

•  Lavarse las manos. 

•  No fumar. 

•  No toser ni estornudar sobre los alimentos. 

•  Cubrir adecuadamente las heridas.

La preparación

Se debe procurar preparar los alimentos en el momento de su consumo. Si no es así, lo ideal es conservarlos en el refrigerador. No olviden tener especial cuidado con las salsas.

Preparar frutas

Su valor nutritivo, destacando las vitaminas, no sólo se encuentran en la piel, también en el resto del alimento. Normalmente se consumen crudas, por lo que conservan su contenido en nutrientes.

Cuando se comen en trozos, hay que consumirlas recién cortadas, para evitar la destrucción de las vitaminas.

Preparar vegetales

Estos alimentos son muy ricos en vitaminas y minerales. Si se trata de verduras crudas, como ensaladas, hay que procurar:

•  Lavarlos minuciosamente.

•  Los ingredientes usados deben ser lo más frescos posible.

•  Las hojas más oscuras, no desecharlas puesto que son las que mayor contenido vitamínico tienen.

•  Con el medio ácido se protege a las vitaminas, por ello es aconsejable aderezarlas con vinagre o limón.

•  Si se lava después de cortar se pierde valor nutritivo.

Si se trata de verduras cocidas:

•  El tiempo de cocción debe ser el mínimo para evitar la pérdida de nutrientes.

•  Si se preparan al horno o hervidas, cocinarlas con su piel. • No ponerlas en remojo.

•  No recalentar.

•  Usar en los hervidos poca cantidad de agua, y utilizar el agua restante para sopas o purés puesto que ese caldo tiene un alto poder nutritivo.

Preparar carnes

Este tipo de alimento acepta todo tipo de cocinado: a la plancha, al horno, en guiso, en frituras, etc. Se recomienda que la carne esté bien cocinada para evitar que se quede cruda en su interior, evitando así posibles toxiinfecciones alimentarias.

La carne picada es más susceptible de alteración, por lo que se aconseja que se prepare nada más ser triturada.

Preparar Pescados

Dependiendo de la especie, las formas de preparación son muy variadas:

•  El pescado que viene en conserva contiene el valor nutritivo que podría tener uno fresco, la diferencia reside en que proporcionan más calorías por el aceite que contiene.

•  Para los pescados de gran tamaño, la cocción en el horno es adecuada al igual que cocerse en agua. 

•  Para las especies medianas, las rodajas son adecuadas para preparar en parrilla.

Preparar Fritos

Algunos consejos prácticos son:

•  El aceite se debe calentar a fuego moderado, no hace falta que llegue a humear, ya que se producen sustancias tóxicas.

•  No se debe mezclar aceites de diferente clase.

•  Si se preparan a temperaturas moderadas, las grasas se digieren mejor.

•  No reutilizar el aceite

¡Recuerda que cocinar mediante prácticas higiénicas y tener un estilo de vida saludable ayudan a reducir el riesgo de enfermarnos!


Referencias

•  Acosta R. (2008). Saneamiento ambiental e higiene de los alimentos. Argentina: Editorial Brujas B.E. Mellander, Phys. Rev. B 26, 5886 (1982).

•  Armendáriz J.L. (2010). Seguridad e higiene en la manipulación de alimentos. Madrid España: Paraninfo. • Manual sobre las cinco claves para la inocuidad de los alimentos. (2007). Organizacion Mundial de la Salud.

Por: Jonathan Alejandro Sariñana Cardona