|    Articulo:   Alimentos procesados: los peores ingredientes   |

alt

31-08-2017
Los alimentos procesados como la bollería industrial, las fábricas refresqueras, “sabriteras” y demás tienen un gran impacto en el índice de obesidad y sobrepeso tanto infantil como en el adulto, y gracias a que a estos alimentos se les ha añadido químicos que hacen de este un producto más apetecible y adictivo.
Los alimentos procesados están en todas partes, los encontramos en tiendas, en la alacena de nuestros hogares, son todos aquellos alimentos enlatados, congelados, empaquetados, o refrigerados.

El sabor dulce, independientemente del contenido calórico, aumenta el apetito; consumir endulzantes artificiales causa un aumento de peso aún mayor que el causado por consumir azúcar.

Nueve de los colorantes alimentarios que actualmente están aprobados para su uso en los Estados Unidos, están relacionados con problemas de salud, que van desde el cáncer e hiperactividad hasta reacciones alérgicas.

Antes que nada debemos saber qué son los alimentos procesados:

Son todos aquellos alimentos que sufren cambios en su composición o que pasan por cualquier grado de procesamiento industrial, antes de que los podamos consumir. Esto con el fin de que los alimentos sean más duraderos, conserven los sabores, no se echen a perder fácilmente, etc. Los alimentos procesados están en todas partes, los encontramos en tiendas, en la alacena de nuestros hogares, son aquellos alimentos enlatados, congelados, empaquetados, o refrigerados.

Se considera que el consumo excesivo de estos productos predispone a la persona en un futuro a desarrollar enfermedades crónicas degenerativas, de aquí la importancia de consumirlos con moderación, o preferentemente no consumirlos, ya que contienen muchísimos químicos o los llamados “aditivos”, que tienen diferente funciones en el alimento como ya se mencionó. La bollería industrial, las fábricas refresqueras, “sabriteras” y demás tienen un gran impacto en el índice de obesidad y sobrepeso tanto infantil como en el adulto, y gracias a que a estos alimentos se les ha añadido químicos que hacen de este un producto más apetecible y adictivo mencionaremos los 7 peores aditivos que repercuten de manera negativa en la salud con la intención de tomar conciencia.

1)      Endulzantes artificiales: en experimentos ya realizados, se ha encontrado que el sabor dulce, independientemente del contenido calórico, aumenta el apetito y se demostró que consumir endulzantes artificiales causa un aumento de peso aún mayor que el causado por consumir azúcar; para ser más específicos hablamos de aspartame, acesulfamo potásico, sucralosa y sacarina. Pero el más letal y dañino es el aspartame, pues se le considera que es una neurotoxina de sabor dulce. También causan enfermedades intestinales, por ejemplo el endulzante artificial Splenda que es sucralosa, inactiva enzimas digestivas que altera la función de la barrera intestinal.

2)      Grasas Trans sintéticas: este tipo de grasas es común encontrarlas en alimentos que contengan aceites vegetales parcialmente hidrogenados, algunos ejemplos son las galletas, papas fritas, la mayoría de los productos horneados del supermercado, y cualquier otro alimento frito, solo por mencionar algunos. Estas grasas Trans son conocidas por promover la inflamación, que es el sello distintivo de las enfermedades crónicas y/o agudas. También estas grasas se relacionan con el cáncer, diabetes, función inmunológica baja, enfermedades cardíacas y problemas reproductivos.

3)      Saborizantes artificiales: en este caso, lo que es particularmente alarmante es que no sabemos a qué se refieren en sí cuando mencionan en la etiqueta que contiene “saborizante artificial”, pues puede significar que sólo contiene un aditivo artificial o que contiene una mezcla de cientos de aditivos. Por ejemplo, el saborizante artificial de fresa puede contener cerca de 50 ingredientes químicos. También tenemos otro saborizante artificial llamado diacetil, que es más común encontrarlo en palomitas de maíz de microondas, para dar el sabor a mantequilla. Diversos estudios muestran que tiene propiedades altamente dañinas para la salud cerebral y podría causar el desarrollo de Alzhéimer.

4)      Glutamato monosódico (MSG): este potenciador de sabor, muchas veces es relacionado con la comida china, pero en realidad, se encuentra en un sinnúmero de productos procesados que van desde comidas congeladas, aderezos para ensaladas, hasta carnes. Se le denomina que es excitotoxina, que significa que excita en exceso a las células hasta el punto de dañarlas o matarlas, causando una disfunción cerebral y daño en diversos grados y potencialmente desencadenar o empeorar problemas de aprendizaje, Alzhéimer, Parkinson, Lou Gehrig, entre otras.

5)      Colorantes artificiales: nueve de los colorantes alimentarios que actualmente están aprobados para su uso en los Estados Unidos, están relacionados con problemas de salud, que van desde el cáncer e hiperactividad hasta reacciones alérgicas. Por ejemplo el color rojo #40, que es el colorante más utilizado, podría acelerar la aparición de tumores en el sistema inmunológico de ratones, mientras que también puede desencadenar la hiperactividad en niños. El azul #2 utilizado en dulces, bebidas, alimentos para mascotas y demás, está relacionado con tumores cerebrales. El amarillo #5 que es utilizado en alimentos horneados, dulces, cereales y demás podría no sólo estar contaminando con muchas sustancias causantes de cáncer, sino que también está relacionado con la hiperactividad, hipersensibilidad y otros efectos en el comportamiento de los niños.

6)      Jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF): este producto contiene monosacáridos de fructosa y glucosa pero no puede ser considerado sacarosa (azúcar). El hígado es el único órgano capaz de metabolizar la fructosa, si nosotros tenemos una alimentación alta en fructosa terminaremos dañando a nuestro hígado de la misma forma en la que lo daña el alcohol y otras toxinas, pues se metaboliza directamente en grasa y se almacena en las células de grasa, causando un malfuncionamiento celular, obesidad, y enfermedades relacionadas con la obesidad. Se recomienda consumir un total de menos de 25 g de fructosa al día, pues entre más alimentos con fructosa consuma, más daño causará a su salud.

7)      Conservadores: los conservadores alargan la vida útil de los alimentos, aumentando las ganancias de los fabricantes. La mayoría de estos están relacionados con problemas a la salud como el cáncer, reacciones alérgicas y más. El BHA y el BHT son conservadores que afectan el sistema neurológico en el cerebro, alteran el comportamiento y tienen el potencial de causar cáncer. El TBHQ es un conservador mortal, solo con consumir 5 gramos puede matar. Se ha descubierto que el conservador llamado benzoato de sodio encontrado en muchas sodas, jugos de frutas, aderezos para ensalada, hace que los niños se vuelvan más distraídos e hiperactivos.

Y la lista sigue y sigue… 

Cuando los alimentos se procesan no sólo pierden sus nutrientes sino también su sabor y textura natural, por eso es importante que nosotros como consumidores, pongamos más atención a los alimentos que llevamos a casa, y más si hay niños. Es mejor consumir alimentos que sean naturales, locales y de temporada, aparte de brindarnos mayor nutrientes, también son más económicos y nos ayuda con nuestra economía.

Referencias:

Dr. Mercola, (2016) Los 7 peores ingredientes en los alimentos. Sitio web: http://articulos. mercola.com 

Por: Violeta Beatriz Ayala Villavicencio